La morte non è nel non poter comunicare ma nel non poter più essere compresi
 



Antonio Camaró es un artista español, con una especial sensibilidad hacia minorías, pueblos o perspectivas que priorizan los sentimientos que sus obras reflejan o denuncian. Es un creador que sólo tiene como referencia la luz que invade su alma, arriesgando el filtro que es su cuerpo. Lanzando su cuerpo a la denuncia, a través de manos que ya poco le pertenencen. Sus pinceles, como su silencio, hablan de lo que no se sabe o se quiere saber. Pero también de lo que se calla. Ésa es su violencia como pensador nómada, que sólo piensa lo que otros pudieran pensar cuando ven su obra. Sé que, a Antonio Camaró, también le preocupa lo que precupaba a Pasolini-Giotto: Por qué realizar una obra de arte si era mucho más bella soñarla?

Es casi una blasfemia osar ser su representante o hagiógráfo. Lo sagrado se muestra, no se interpreta (o gestiona). Antonio Camaró se confunde con sus cosas, su obra de arte. Porque sus cosas son sagradas, él mismo es sacralidad.

Antonio Camaró está vinculado a la Universidad EuroMediterránea EMUI_ EuroMed University desde que ésta adquiere su nuevo status al comienzo de la década del 2000. Junto a otros intelecuales españoles, es un destacado referente intelectual y artístico de la Fundación Pública Internacional EuroMed University Fundation.

A lo largo del año 2017 el EMUI diseñó un proyecto de su obra con el título EL MEU AMIC, EL MAR (La mirada líquida d’un somiador), a partir de su lienzo Le monde liquide: Kant, l’homme, proyecto aún abierto, por voluntad del artista:

Porque el pintor siempre pinta de sueños sus palabras, el soñador siempre habla los colores de su locura. Sobre su generosa realidad. La locura del pintor es la poesía de un nómada. En la noche que pinta belleza. En el amanecer que sueña luz.

«Je suis sûr. Je sais que ce n'est pas vrai: que tu n'as rien vu à Hiroshima. Je sais que le peintre n'a rien inventé. Rien. De même que dans l'amour cette illusion existe, cette illusion de pouvoir ne jamais oublier, de même j'ai eu l'illusion devant Hiroshima que jamais je n'oublierai. De même que dans l'amour (Marguerite Duras)»

J'ai tout vu. Tout. Comme Antonio Camaró


 La mia indipendenza, che è la mia forza, implica solitudine, che è la mia debolezza